LA FLOTABILIDAD EN LA NATACIÓN

En el aprendizaje de la natación, es imprescindible el dominio de la flotación para conseguir una completa autonomía en el medio acuático, y confianza en si mismo.

Determinando a la vez, que flotar es: “ sostenerse en la superficie de un líquido". Según lo sustenta: el diccionario de la Real Academia Española. Sin embargo, este concepto puede ser ampliado para su mejor comprensión a la hora de llevarlo a la práctica, especialmente para comprender el concepto de flotación con un poco más de rigor, es necesario recurrir a la ciencia de la física.

Ya que todas las personas flotan en mayor o menor medida, dependiendo de algunos factores, entre ellos los "flotadores" naturales de cada persona, como por ejemplo, la cantidad de grasa (tejido adiposo) y la capacidad de aire contenido en los pulmones al inspira.

También el sexo y la edad son factores que intervienen en la flotación de una persona. Pero estos factores no son los únicos, la densidad del agua, el centro de gravedad corporal e incluso la presión atmosférica (en menor medida) influyen aquí. Asì como lo asevera: Hernández, A.(2006).

Debido a que muchas personas confunden el hecho de flotar con la capacidad de mantener el equilibrio en el agua de forma estática. Es necesario diferenciar y describir las dos clases de flotación que existen en el entorno de la natación entre las cuales están: la flotación dinámica y la flotación estática. Donde la primera se produce durante el desplazamiento en el agua, es decir, mientras se nada, pero también es flotación dinámica cuando no existe desplazamiento y se aplican determinadas fuerzas, como por ejemplo, los waterpolistas con movimientos de piernas o las nadadoras de natación sincronizada. La flotación estática se produce cuando no existe movimiento alguno.

Según: Hernández, A. (2006): entre muchos de los beneficios es importante resaltar, que la flotación fomenta la calma y ayuda a la relajación, elimina la fatiga y el molesto cansancio.

Mejorando a la vez la manera de dormir; alivia el estrés mental y físico; energetiza, rejuvenece y revitaliza el cuerpo humano. Perfeccionamiento además la circulación, la distribución de oxígeno, nutrientes, reduce la presión arterial, el pulso, el ritmo cardiaco y el consumo de oxigeno.

No se puede concluir sin señalar para aquellos que aún no saben nadar o se están iniciando, que la práctica de la flotación deberá estar controlada o supervisada para la seguridad de quien la realiza. Esto es aplicable tanto a personas adultas como a niños.

1 comentarios:

Excelente artículo!!! Está muy interesante...

Andrea Carolina dijo...
31 de agosto de 2009, 22:50  

Publicar un comentario en la entrada

Designer: Douglas Bowman | Dimodifikasi oleh Abdul Munir Original Posting Rounders 3 Column